afliccionDios nos hace pasar a través de diversas pruebas, pero en muchas ocasiones nos da tres pruebas grandes que todos debemos pasar en algún momento. ¿Usted puede pensar en algunos momentos de su vida en que fue probado de alguna de las siguientes maneras?

Prueba # 1. Dios prueba Nuestro Corazón.

“Yo sé, mi Dios, que tú pruebas los corazones y amas la rectitud” (1 Crónicas 29:17). Cuando somos orgullosos y pensamos que podemos vivir un momento sin Dios, Él escudriña nuestro Corazón buscando humildad. Si no la encuentra, Pues es cuando Dios permite que lleguemos hasta lo más profundo para que nuevamente podamos ver las cosas de una forma diferente. Debemos mirar hacia arriba, que es lo que necesitamos si hemos estado mirando hacia abajo por mucho tiempo. Dios no nos da esta clase de prueba para torturarnos. Lo hace para que nuestro corazón se pueda purificar y lo podamos ver a Él. “Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios” (Mateo 5:8).

Prueba # 2. Dios prueba Nuestra Fe.

“Hermanos mios, considerense muy dichosos cuando tengan que enfretarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce paciencia” (Santiago 1:2-3). Uno de los tiempos más intensos en los cuales se prueba nuestra fe es cuando luchamos contra los problemas económicos. Pues no hay nada que produzca mayor tensión que no tener suficiente comida o no poder pagar nuestras cuentas. Esto es mas agudo cuando se tiene familia con niños pequeños. Pero aprender a caminar en la provisión que Dios nos ha dado para el día en que nos encontramos, nos abre los ojos para ver que somos dependientes de Dios en todo. Estas situaciones nos obligan a vivir en la Presencia de Dios de una forma más profunda mientras miramos hacia Él.

Cuando es probada nuestra fe aprendemos a mirar también desde otra perspectiva, y entendemos que Dios nos esta preparando para algo mucho mejor. “Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor” (Mateo 25:21).

Prueba # 3. Dios Prueba Nuestra Obediencia.

“Voy a ponerlos a prueba, para ver si cumplen o no mis instrucciones” (Éxodo 16:4). Seguro Usted recuerda que de pequeño obteníamos alguna recompensa dependiendo de nuestra obediencia a las reglas que se aplicaban en casa. Si no obedeciamos las reglas, sencillamente, no teníamos recompensa. Claro, siempre nos daban alimento, vestido, educación, amor, protección, sin que impotara lo que hacíamos, especialmente los que de pequeños eran muy traviesos. Pero las bendiciones adicionales que podíamos disfrutar dependían de nuestra obediencia. Pues es lo mismo que Dios hace con nosotros. Nos ama de forma incondicional, pero nos perdemos de muchas bendiciones sino somos obedientes.

Un tiempo de prueba es la forma como Dios prepara las cosas grandes que tiene en el futuro para Usted. Es necesario entonces pedirle a Dios que nos enseñe muy bien la lección que debemos aprender de cada uno de estos tiempos de Prueba.

Esta es mi esperanza:

“Tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”. (Romanos 8:18)

Autora: Lidia Tapisquen
Escrito para: Ministerio Vivo Para Cristo