armaduraUsa la armadura que Dios te dio

Efesios 6:11

“Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del enemigo.”

En cada ciudad de cada país del mundo hay personas que tienen como labor mantener el orden y trabajan en Pro de la seguridad de los habitantes de cada región o ciudad del mundo. Esas personas que día tras día desempeñan su labor dentro de los organismos de seguridad necesitan de una armadura que los ayuda en buena parte de los casos a protegerse de los ataques que reciben de parte de la delincuencia que hoy día azota nuestra sociedad.

Estas personas entre sus implementos de seguridad personal o como parte de su armadura usan el chaleco antibalas para protegerse de los proyectiles con los que en ciertos casos son recibidos mientras realizan su trabajo; otro implemento de su armadura es el arma de reglamento que cada uno de los efectivos de seguridad posee como medida de autodefensa y así otros elementos mas que conforman su armadura física.

En el pasaje que tomé como base para escribir esta reflexión nos damos cuenta de que Dios nos ha provisto a cada uno de sus hijos, los que le hemos aceptado, reconocido como único Dios y salvador y le servimos día a día) con una armadura Espiritual que nos sirve para defendernos de los ataques del enemigo.

Entre los implementos de esta armadura tenemos la Espada que es la Palabra de Dios, nuestro mejor escudo que es la Fe en Dios y su Palabra, pues el que duda es semejante a las ondas del mar que es movida por el viento y echada de una parte a otra (Santiago 1:6). Sin Fe es imposible creerle a Dios y lo que dice su Palabra, sin Fe seremos presa fácil del enemigo.soldadito

Otro de los componentes o elementos de nuestra armadura Espiritual y base sólida del creyente es la oración, mediante la oración nos mantenemos en constante comunicación con Dios, mediante la oración podemos conocer la voluntad de Dios para con nosotros, con la oración nos fortalecemos y estamos en la presencia del Señor.

Como elementos adicionales que igual nos sirven para vencer al enemigo tenemos las vigilias, los ayunos, armas que nos sirven para doblegar la carne, acercarnos más a la presencia del Señor y estar en sintonía con su Espíritu Santo. Si cada día nos apropiamos de esta armadura y tenemos una constante alabanza para Dios en nuestra boca ¡no habrá prueba que no podamos superar!

Lamentablemente hoy en día muchos creyentes muy poco oran, poco ayunan, rara vea vigilan y la Biblia la leen solo cuando van a la iglesia. Creyentes que con el transcurrir de su vida espiritual Dios les ha dado dones, talentos y ministerios y ya se creen que con eso tienen el cielo ganado y debido a eso rara vez oran, muy poco leen la Biblia, no ayunan y no vigilan… ¡Que tristeza!

Amado hermano, yo te invito a que día a día tomemos la armadura de Dios, que leamos la Biblia constantemente, que vigilemos y ayunemos, de esa forma estaremos mejor preparados para resistir a los ataques del enemigo.

Tomemos toda la armadura de Dios para que en los días malos podamos estar firmes como el monte de Sión que no se mueve, sino que permanece para siempre!
(Salmos 125:1)

Autor: Kenny Quijada
Escrito para: Devocional Diario y Ministerio Vivo Para Cristo